LAS ORACIONES MAGICAS DEL ENCHIRIDION PDF

Presuntamente, eran clarividentes, capaces de curar enfermedades imponiendo las manos y, a veces, con solo tocar sus vestiduras bastaba para que los enfermos sanasen. Aparte de estas leyendas de magia y misterio, los reyes merovingios gozaron de un extraordinario poder que era asumido por sus descendientes como si se tratara de un derecho sagrado aceptado por todos. La Biblioteca Nacional de Francia posee un ejemplar de una de estas dos. Os recomiendo eficazmente la primera de las oraciones. A la muerte de Carlomagno, Eginardo, monje e historiador que habitaba en la Corte junto con su maestro Alcuino de York, hizo desaparecer el original del preciado libro. En dicha carta ordenaba que el libro quedase por siempre fuera de la vista de los hombres en el monasterio de Reichenau.

Author:Gardara Zulkilabar
Country:Armenia
Language:English (Spanish)
Genre:Love
Published (Last):7 April 2004
Pages:136
PDF File Size:11.2 Mb
ePub File Size:5.28 Mb
ISBN:138-2-11188-943-4
Downloads:30021
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mekinos



Os recomiendo eficazmente la primera de las oraciones. Si la recitis con gran fervor y al propio tiempo la llevis escrita en un pedazo de pergamino virgen, puedo garantizaros que, sea en las batallas, sea en los mares, o donde quiera que os hallareis, ninguno de vuestros enemigos podr venceros. No solo seris invencible, sino que os veris siempre libres de toda suerte de adversidades, de lazos y de asechanzas. En el nombre de Nuestro Seor Jesucristo.

Ante el cual todo el mundo se inclina, que acojas las suplicas de aquellos que depositan toda su fe y confianza en Ti. Pidote que preserves a esta criatura N Yo os mando y os conjuro, seres del Averno, larvas malditas, quienes quiera que sean, presentes o ausentes, bajo cualquier pretexto que seis llamados, invitados, conjurados o enviados de grado o por fuerza, por amenaza o por artificio de hombres o mujeres perversos.

Y principalmente por Aquel que fue inmolado en Isaac. Uno y Santo. Os ordeno que bajo ningn pretexto hagis dao al N Ni por visiones. Espantos, tentaciones o por cualquier otra forma.

As de noche como de da, dormido o despierto. Tanto si come como si ayuna, sea que obre naturalmente o de manera espiritual. Si sois rebeldes a mi voluntad, lanzar sobre vosotros terribles maldiciones y excomuniones, y os condenare. Si alguien os ha invocado y os ha obligado por expreso mandato. Sea rindindoos culto de adoracin y de perfumes.

Sea por palabras mgicas o por la fuerza de ciertas hierbas, piedras o metales. Pergaminos o conjuros, ya sea valindose del agua, del fuego. Del aire o de la tierra, o Por cualquiera cosa que fuere natural o misteriosa.

Temporal o eterna. Aun cuando se haya servido de un objeto sagrado. Y empleado los nombres y utilizado los caracteres secretos. Observando los das, horas y minutos.

He aqu el modo de hacer este septenario: Todos los das se recita, en primer lugar y muy fervorosamente, la excelsa oracin del Padrenuestro, y a continuacin se recitar o se leer, procurando elevar nuestro pensamiento al Creador, la oracin correspondiente al da en que se reza. Librame, Seor yo te lo ruego de todo corazn de cuantos males presentes y futuros, tanto del cuerpo; dame por tu bondad la paz y la salud, y seme propicio a mi, que soy hechura tuya, por intercesin de la bienaventurada Virgen Maria y de los Apstoles San Pedro, San Pablo, San Andrs y todos los santos.

Concede la paz a tu criatura y la salud durante mi vida, a fin de que, estando asistido por la ayuda de tu misericordia, jams pueda ser esclavo del pecado ni abrigar el temor de ningn desfallecimiento; por el propio Jesucristo.

Cordero de Dios, que te has dignado nacer saliendo de las entraas de la Virgen Maria; que estando en la Cruz lavaste al mundo de pecados, ten piedad de mi alma y de mi cuerpo. Cristo, Cordero de Dios, inmolado para la salvacin del mundo, ten piedad de mi alma y mi cuerpo. Cordero de Dios, por el cual todos los fieles son salvados, dame tu paz, que ha de perdurar en esta vida y en la otra.

Yo me inclino a tus pies y me pongo bajo tu santa proteccin. Que la bendicin del Dios Padre, quien con una sola palabra lo cre todo, sea siempre conmigo. Que la bendicin del Espritu Santo, con sus siete dones, sea siempre conmigo. Que la bendicin de la Virgen Maria, Madre Inmaculada, sea siempre conmigo. Que la bendicin de todos los cielos y la de Dios Omnipotente sea conmigo. Que la bondad y misericordia infinitas de Dios me den la firmeza necesaria para no caer en los lazos del demonio y me libren de ser victima de sus asechanzas.

OH, Emmanuel! Jesucristo ha venido con! Que Jesucristo, Rey generoso, est siempre entre mis enemigos y yo, para defenderme. Que Jesucristo me aleje de todo mal! He aqu la Cruz de Nuestro Seor Jesucristo. El len de la tribu de Jud ha vencido; la raza de David ha sufrido. Salvador del mundo: por tu preciosa sangre, socrreme; por tu Cruz bendita, guame; por tu bondad infinita, protgeme; por tu poder supremo, slvame. Se mi sostn; no me abandones; no desoigas mis plegarias; Oh, Dios de mi salvacin!

En tanto que el Seor est conmigo no temer la maldad de mis enemigos. Se perfectamente que tan pronto como invoque a! Seor, en cualquier da y hora en que lo haga ser salvado en aquel mismo instante. Dulcsimo Seor Jesucristo, Hijo amado del Gran Dios vivo, que has hecho tantos y tan grandes milagros por el poder de tu preciossimo nombre, puesto que por El, y por su virtud, los demonios huyeron, los ciegos recobraron la vista, los sordos oyeron, los cojos anduvieron, los mudos hablaron, los leprosos se vieron limpios, los enfermos curaron y los muertos resucitaron; porque tan pronto como se pronunciaba el dulce nombre de Jess, todas las tentaciones desaparecan, todas las disputas cesaban, todas las luchas entre el mundo, el demonio y la carne quedaban extinguidas y sealase el ser lleno de todos los bienes celestiales, porque cualquiera que invoque el Santo nombre de Dios ser salvo por los siglos de los siglos.

Que te plazca, oh Jess, alejar de mI al demonio y los malos pensamientos. Ilumname, Seor, que ciego me encuentro; disipa mi sordera, pues estoy sordo; enderzame, pues soy cojo, devulveme la palabra, que mudo soy; cura mi lepra, porque estoy contaminado; sname, porque estoy enfermo, y resuctame, porque estoy muerto.

Que Jess no me abandone y me gui. Que Jess me libre de odiar tanto a mis amigos como a mis enemigos. Que Jess no permita que anide en mi corazn la envidia.

Loor, honor y gloria te sean dados, Oh Jess mo! Nadie pudo poner sobre El la mano, porque su hora aUn no haba llegado. Es el que ha sido, es y ser siempre: Dios y Hombre, principio y fin. Que esta oracin que le dirijo me preserve de los ataques de mis enemigos. Jess de Nazaret, Rey de los Judos y Redentor del mundo, Hijo de la Virgen Maria, Madre Inmaculada, ten piedad de mi, pobre pecador, que ante Ti se humilla; guame segn tu dulzura, por el camino de la salvacin eterna y concdeme la dulce paz que ansi.

A Jess de Nazaret, le respondieron. Judas, que debia entregarlo, entre ellos estaba, y dijo: El es. Y todos cayeron en tierra. A Jess de Nazaret, respondieron otra vez. Ya os he dicho que soy yo, repuso Jess, y si es a ml a quien buscis, dejad marchar a aquellos, dijo, sealando a sus discpulos. La lanza, los clavos, la cruz, las espinas, la muerte que has sufrido, prueban, Seor! Por las cinco llagas de tu cuerpo sagrado y por la traicin del apstol Judas, yo te pido, mi buen Jess, me preserves de las emboscadas y traiciones de mis amigos y de mis enemigos, hasta la hora de mi muerte.

Jess es la vida. Jess ha sufrido. Estas siete oraciones son poderosas y de gran virtud para evitar toda clase de asechanzas y adversidades que pueden amargar nuestra vida. Son eficaces para deshacer cuantas calumnias caigan sobre nosotros; sirven para librarnos de las emboscadas de nuestros enemigos y de las perfidias de los amigos falsos; y asimismo para anular toda persecucin injusta de que seamos victimas y cuanto se intente para perjudicamos o daarnos, sal en el cuerpo como en el alma.

Adems de lo dicho, deber llevar sobre su pecho, dibujado en un pedazo de pergamino virgen, el nombre divino correspondiente al da en que se reza. Esto es: el domingo, el nombre Had; el lunes, Hemel; el martes, Ramiac; el mircoles, Jendsel; el jueves, Sillu; el viernes, Stilu, y el sbado, David. Estos nombres se escribirn con los caracteres del alfabeto sagrado. Tal como aparecen en la figura 5aqui al lado. Quien desee adquirir los poderes espirituales en este libro expresados, debe practicar escrupulosamente lo que va indicado, ser caritativo, no odiar a nadie, ni a los que le quieran mal, curar gratis et amore a quien se lo pidiere y vivir cristianamente.

El que as proceda se vera protegido y amparado por la divina gracia y adquirir el don precioso de curar toda clase de dolencias, as las que interesan al cuerpo como las que afectan el espritu. Cristo, Hijo de Dios, me dirijo suplicante y humillado, para que intercedas por este pobre pecador, que, sin motivo ni causa, se ye encausado; haz, Jess mo, que la luz del alma penetre en la de mis acusadores, para que no se enturbie y no me pierdan; te lo pido por la preciossima sangre que derramaste prdigo por los hombres, que, siendo TU el Justo.

Lbrame, Dios mo, de mis enemigos y de aquellos que quieren perderme. Haz resaltar la gloria de tu Santo nombre y slvame y haz aparecer tu poder justiciero, sosteniendo la bondad y la inocencia de mi causa.

Dibjese el pentculo 2, con tinta celeste, sobre pergamino virgen o papel de hilo puro, un lunes, empezando el trabajo a las nueve de la maana. Envulvase seguidamente con un retazo de seda blanca y llvese el pentculo suspendido del cuello, al recitar la oracin. Rcense tres Padrenuestros y tres Avemaras en honor y gloria de la Santsima Trinidad. OH, buen Jess, espejo de la pureza del alma, influye en mi Laebe, Hey, Hamy, yo os conjuro en nombre de Adonay me sers favorables en mis legtimos deseos.

Haz que no broten deseos de pecado en mi marido o esposa , a quien amo entraablemente, y que est, como todos los mortales, bajo la tentacin del demonio de la carne.

Sea yo siempre el preferido o preferida y el nico hombre o mujer que la posea en cuerpo y alma. Humillome a tus pies para recibir un rayo esplendoroso de tu amor, y estoy seguro de este modo, como habr en mi algo de tu amorosa luz, la mujer o el hombre que ansi me amar porque en mi hallar un reflejo de tu amor. Adonay, Ischyros, lod, He, Vau, He.

Rectese esta oracin, todos los viernes, al rayar. Los sagrados nombres que anteceden se escribirn con tinta celeste y sobre pergamino virgen, en da sbado, desde que apunta el alba, hasta la salida del sol, procurando dejar espacios para marcar todas las cruces. Estas se harn a! A continuacin de los nombres sagrados se dibujar el pentculo numero 4.

Yo imploro vuestra proteccin y ayuda para verme libre de toda suerte de peligros en mis viajes, tanto por mar como por tierra, de las asechanzas y maldades de mis enemigos y de los falsos amigos, de los ladrones y facinerosos, y asimismo para que no me vea atacado por perros rabiosos, lobos y otros animales fieros.

El interesado recitar fervorosamente esta plegaria en su propia casa, sin que nadie sea testigo de ello. Al propio tiempo, y en la iglesia ms prxima, deber celebrarse una misa en honor de la Santsima Trinidad, cuya misa deber encargarse con tres das de antelacin.

Haz, por la fuerza de tu brazo, que sucumban los soberbios enemigos y abate el orgullo de los impos que se alzan contra Ti. El fuego de tu clera que has hecho descender sobre sus cabezas las devor en un instante; las aguas se amontonaron las unas sobre las otras, porque estaban excitadas por el espritu de tu furor. Que el terror y el espanto abatan su coraje ante la sola idea de tu fuerza. Haz, Seor, que queden inmviles como si fueran piedras, hasta que tu pueblo haya pasado y est fuera de todo peligro.

Jesucristo, Rey de la Gloria, ha venido.

BIDAYAT AL HIDAYAH PDF

El Enchiridion del Papa León III y Oración para bendecir un lugar

.

FDS6690A PDF

LAS ORACIONES MAGICAS DEL ENCHIRIDION PDF

.

Related Articles